sep 24

Tendencias Interiorismo Comercial 2013, por Revisión Interior

Escrito por // Editor-in-Chief

Tendencias Interiorismo Comercial 2013

Cuando hace un par de años le contábamos a un colega que un cliente nos había pedido para las paredes de su proyecto una pintura con textura tipo pasta rallada o gotelé en vez de lisas, este nos comentaba que era imposible, que donde estuviera la pintura lisa se podía quitar todo lo demás, que lo que le ocurría a nuestro cliente es que no quería gastarse el dinero en alisar las paredes. Pero como ya sabemos, las modas cambian, y todo vuelve, y lo que se había desterrado por anticuado acaba resurgiendo del olvido.

Hace años cuando los sistemas y acabado en la construcción era un poco más primitivos y no disponíamos de materiales hoy en día tan utilizados como las placas de yeso (Pladur) que garantizan una superficie lisa y uniforme, la forma de conseguirlas era dar de yeso las paredes, pero el resultado dependía mucho de la habilidad del oficial que ejecutara el trabajo, por lo que acabados del tipo del gotelé, gota aplastada o la pasta rayada ayudaban a disimular bastante las posibles irregularidades que pudieran quedar.

Ahora cuando volvemos a ver esos desterrados acabados en las nuevas imágenes corporativas de tiendas del grupo Inditex nos vuelven a parecer de lo más novedoso y moderno, lo que demuestra que en decoración nunca hay que decir que tal o cual material, acabado, color, etc. no lo emplearemos jamás, al igual que en moda no se puede decir aquello de ‘eso no me lo pondría jamás’.

Uno de los primeros indicios de ese resurgir lo vimos en la nueva imagen de las tiendas Zara con el empleo de una fina pasta rallada en horizontal (en lugar del tradicional sentido vertical) y el resultado era sorprendente. Ahora la firma vuelve a mostrarnos un segundo indicio en las nueva imagen de Pull &; Bear, donde emplean un acabado de gota aplastada dentro del variopinto repertorio materiales, acabado y texturas que ha creado Lázaro Rosa Violan para esas tiendas.

Y decimos variopinto porque no solamente recupera este tipo de acabados en la pintura sino que también se atreve con la reutilización, con muy buen tino, de piezas de vidrio moldeado, comúnmente conocidas como Paves, aunque esta denominación sea la de la primera marca que comercializo este tipo de bloques de vidrio.

Esta nueva imagen parece estar marcando tendencia en otras del mismo segmento; como siempre en este mundo, unos innovan y otros copian. Parece que asistimos a una evolución del ya trillado estilo vintage, del que tanto hemos abusado últimamente, materiales, acabado y elementos que teníamos más o menos en el olvido vuelven con fuerza, además de los citado vemos como resurge el empleo de ladrillos de hormigón – sustituyendo al ladrillo visto del que nos hemos hartado por ahora-, los bloques prefabricados para crear celosías – autenticos o reinterpretados en DM pintado- pero que al final ofrecen el mismo efecto.

Asistimos también al declive de la utilización de metales en colores negros o acabados envejecidos – por no hablar del plata que ya lleva algunas temporadas en retroceso – y su recambio por el blanco, los tonos cobrizos y el dorado en todas sus variantes (tendencia en alza y que nos vamos a aburrir de contemplar) y también el hierro en su color barnizado, aunque menos.

También están en alza las piezas de cerámica y acabados similares bien de texturas lisas y brillantes o rugosas y con relieves empleándose no solo como revestimientos en paredes sino también para piezas de mobiliario.

En cuanto a las maderas, este si un revestimiento, cuando no es la propia estructura de la construcción o pieza, omnipresente en cualquier instalación, parece que también vamos dejado atrás las maderas de aspecto envejecido cuando no incluso deteriorado, para sustituirlas por otras más claras y acabados más naturales y con pocos brillos, si acaso con ligera veladura blanca o de color, que las hagan parecer no tratadas y más ‘ecológicas’.

Por su parte, los colores vuelven la vista hacia los claros, con el blanco desde hace un tiempo como gran protagonista, combinado con otros, y vuelven a quedar desterrados los negros y oscuros, y como decíamos las paredes se revisten nuevamente no solo de pintura, sino todos estos materiales y texturas citados.

En el campo de la iluminación, y pese a los notables avances y mejoras en los leds, aun parecen no estar suficientemente desarrollados, y no consiguen aportar a prendas, objetos y ambientes la temperatura de color que los haga atractivos, las parábolas de sus luminarias no enfocan ni delimitan como la de los aparatos tradicionales, y tampoco suponen al final un gran ahorro energético, pues un aparato que se precie suele consumir unos 22 w frente a un halogenuro metálico de 35 w, y no hay comparación entre uno y otro, por lo que este tipo iluminación se está empleando mas como complemento o en zonas generales donde si importan sus cualidades y no tanto su calidad.

Junto con la iluminación general, sea esta de uno u otro tipo, hace ya tiempo que resurgió el empleo de grandes lámparas singulares como elementos que aportan no tanto iluminación como personalidad y carácter a las instalaciones.

También sacar algunas cosas de su contexto y/o reutilizar elementos diseñados para otros fines aportar un extra de provocación y originalidad. Lo venimos viendo con bicicletas, ruedas, diferentes aparatos antiguos o en desuso, etc., e incluso ahora con antiguas furgonetas W, o viejos scooters restaurados.

Teniendo en cuenta todo lo dicho hasta aquí, podríamos decir que cualquier material o elemento puede ofrecernos un sinfín de posibilidades, y bien empleado, con creatividad, dependiendo de la sensibilidad del diseñador, puede resultar proporcionar un excelente resultado final en una propuesta.

A nuestro parecer hay dos tiendas, de las que ya hemos publicado imágenes, que van a influir en el interiorismo comercial de nuestro país, o al menos el dirigido al público joven, una es la citada imagen de Pull & Bear creada por Lázaro Rosa Violan siguiendo su característico e inimitable estilo (muchos lo intentaran pero poco llegaran a conseguirlo,) y la segunda es la de la firma Max & Co obra del estudio Italiano español formado por Ciszak Dalmas.
 
Las imágenes que ilustran esta tienda pertenecen a la Flagship de Max & Co en Milán, una evolución de su tienda de Madrid, de la que ya hablamos en su día.