ene 18

“Makers”, de Chris Anderson: un libro de los que hacen afición, por Enrique Dans

Escrito por // Editor-in-Chief

51WEr9SO4vL._AA258_PIkin4,BottomRight,-45,22_AA280_SH20_OU30_


A Chris Anderson tuve la oportunidad de conocerlo en el año 2006, cuando me tocó presentarlo en una charla en el Recommenders de Bilbao: acababa de publicar The long tail, un libro que me parece que ha jugado un papel muy importante en la comprensión de muchas cosas que hemos visto pasar a lo largo de los últimos años. Pues bien, su último libro, Makers, es de los que hacen afición. Y que lo califique como tal en el título de la entrada no es solamente una forma de hablar: a medida que lo lees, te entra una curiosidad enorme por probar cosas, por hacerlas, por experimentar. Llevaba bastantes años sin manejar un soldador… me compré uno hace unos días. Y entre eso, el Raspberry Pi, una placa Arduino y algunas cosas más que ya contaré en cuanto sean algo más tangibles, me he montado una especie de hacklab en casa que parece el laboratorio de Dexter (si me echan de casa, no descartéis que pida asilo político en casa de algún lector habitual :-)

Pero el libro va mucho más allá de fomentar una afición que llevaba tiempo rumiando, y es mucho, mucho más ambicioso que la simple idea de la fabricación en modo hobby: habla de una auténtica transición histórica. De una transición comparable en su magnitud a la Revolución Industrial, de una verdadera fuerza transformadora en forma de continuación lógica que fluye como consecuencia de la transformación digital que va a redefinir la forma en la que hacemos muchas cosas.

La idea puede entenderse con una cita:

The digital revolution has been largely limited to screens. We love screens, of course, on our laptops, our TVs, our phones. But we live in homes, drive in cars, and work in offices. We are surrounded by physical goods, most of them products of a manufacturing economy that over the past century has been transformed in all ways but one: unlike the Web, it hasn’t been opened to all. Because of the expertise, equipment, and costs of producing things on a large scale, manufacturing has been mostly the provenance of big companies and trained professionals. That’s about to change.

El libro define de qué manera se está produciendo ese cambio. Los síntomas, los casos de éxito, las herramientas que lo están provocando, el open hardware, la reinvención de los procesos industriales en niveles que van desde el garaje a las enormes factorías de la industria de automoción, la evolución hacia la fabricación personalizada, las fuentes de financiación… el capítulo 10, “Financing the Maker movement”, dedicado entre otras cosas a Kickstarter es un auténtico bonus track, de esos que cualquier emprendedor o persona que se plantee llegar a serlo en algún momento debe leer.

En torno a este tema se están moviendo muchas cosas: impresoras y escáneres 3D, cortadoras láser, máquinas de control numérico, hardware abierto, electrónica… muchos conceptos que están generando auténticas caídas de barreras de entrada que habían permanecido ahí desde la Revolución Industrial, que impedían hacer demasiadas cosas si no se tenía una escala determinada. El libro provoca unas ganas enormes de asomarse al mundo de los hacklabs, donde muchas de estas herramientas se ponen a disposición de los usuarios junto con algo de adiestramiento en su uso. En mi caso, tuve la suerte, además, de que la exploración de estos temas coincidiese en el tiempo con la lectura del libro: el pasado lunes pude experimentar varias de estas tecnologías en el TechShop Detroit de Allen Park, una iniciativa financiada por Ford que define en muchos sentidos una de las frases que me llamó la atención en el capítulo 8 del libro, que permite ver cómo el cambio va mucho más allá del simple hobby y del fabricar estatuillas en plástico fundido, y que tiene todo un punto de gracia que te coincida leerlo cuando precisamente visitas Detroit:

There’ no manufacturing business like the car business. If that can be transformed, anything can. 

Desde el movimiento DIY, Do It Yourself, hasta modelos como Etsy, hasta llegar a las fábricas en la nube, al Alibaba.com de Jack Ma o a los nuevos planteamientos en la industria de la automoción, incluso con derivaciones macroeconómicas de calado sobre las ventajas comparativas de los países y el peso de la mano de obra en los procesos. Está pasando algo muy, muy gordo, y este libro me ha parecido una muy buena manera de entrar en contacto y de tener algo de criterio sobre ello. Puedes leer mis subrayados del libro en mi página de Kindle.com. Recomendación total y entusiasta. No digáis que no he avisado :-)

(Via El Blog de Enrique Dans)