Categoría: Tendencias

feb 18

El despertar de Pinterest en los Centros Comerciales de España

Escrito por // Ana Berdié

“El Tsunami digital es también ya imparable para este sector. Detectamos que se han producido cambios en su digitalización en un espacio muy corto de tiempo. Han transcurrido apenas unos meses desde que presentamos las principales recomendaciones basadas en nuestro estudio 2013, dentro del XX Encuentro de Directores y Gerentes de CC.CC. organizado por la Asocaciación Española de Centros Comerciales. Hoy comprobamos que -por ejemplo- Pinterest, la red social más desconocida en aquel momento, empieza a despertar en los Centros Comerciales de España.”

RANDOM, empresa dedicada a la investigación de mercados, presentó las principales conclusiones de su nuevo informe sobre la “Digitalización de los Centros Comerciales en España – 2014”, en el marco de la Jornada sobre Tendencias en Marketing y Distribución Comercial, celebrada el pasado miércoles 5 de febrero de 2014 en la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Oviedo, y organizada por la Cátedra Fundación Ramón Areces de Distribución Comercial.

Bajo el título “La Digitalización de los Centros Comerciales en España -2014”, el informe de la consultora RANDOM revisa la presencia de la Web Social y el Mobile Marketing, como herramientas de comunicación y vinculación con los clientes de este sector. Entre las principales conclusiones destaca que mientras la red social Pinterest, era la gran desconocida hace menos de un año, ahora se observan indicios claros de que está despertando su uso.

Hoy, 5 de los 31 centros comerciales entrevistados en 2013, ya disponen de su red Pinterest –según la auditoría realizada en Enero de 2014-, algunos de los cuales declararon no conocerla hace apenas 10 meses. En marzo de 2013, la consultora RANDOM entrevistó a 31 Gerentes y Directores de Centros Comerciales de España -representativos de las distintas tipologías de centros-. 14 de los 31 entrevistados, desconocían esta plataforma social en aquel momento. Si bien, entre aquellos que conocían Pinterest de un modo u otro, una gran mayoría apuntaba a que tendría una “relevancia alta a futuro”. Estas opiniones de expertos en el sector, contribuyeron a identificarlo como una tendencia a contrastar pasado un breve periodo de tiempo.

5 de los 11 Centros Comerciales más nuevos de España disponen de Pinterest propio, cuatro de ellos con un link directo desde su página web. A fecha de 4 de febrero 2014, tienen un promedio de: 14 tableros, 3.380 pìnes, 39 “me gusta” y 375 seguidores de media. Estas cifras varían de unos centros a otros, destacándo el CC. La Zenia Boulevard, con más de 1.600 seguidores.

RANDOM – Nuevos CC.CC. de España

Es relevante considerar que muchos de los retailers que operan en sus espacios comerciales, tienen sus propios Pinterests con tableros de imágenes en los que podrían repinear imágenes de los CC.CC. o bien ser susceptibles de ser imágenes repineadas por el centro comercial. Hay operadores del sector moda con miles de seguidores en esta red social: Mango está a punto de alcanzar los 52 mil seguidores en Pinterest y Zara la cifra de los 57.000.

ene 10

El reto “growing young” para el sector alimentario

Escrito por // Editor-in-Chief

El reto “growing young” para el sector alimentario:

“Conocer las necesidades, preferencias y perfil sociológico de la población mayor de cincuenta años resulta fundamental para que la industria alimentaria sea capaz de desarrollar nuevos productos adaptados a sus demandas. Con el fin de dar a conocer las claves de este nuevo mercado, AZTI-Tecnalia y Basque Culinary Center organizaron a finales de Octubre el simposio ‘Growing young’, que ha contado con la colaboración de la Asociación de Fabricantes y Comercializadores de Aditivos y Complementos Alimentarios (AFCA). La jornada se centró en el contexto sociológico, gastronomía aplicada, tendencias y demandas de los consumidores sénior, así como en sus necesidades y en las particularidades de su dieta a lo largo del proceso de envejecimiento. Según el profesor de sociología de la UPV-EHU Iñaki Martínez de Albéniz, ‘es contraproducente encerrar al sector sénior en un retrato estadístico. Por el contrario -afirma el sociólogo-, hay que considerarlo como un consumidor reflexivo, darles voz y atender a su estilo de vida’. Desde el Observatorio de tendencias y mercado de AZTI-Tecnalia apuntamos a la ‘importante oportunidad que para el mercado alimentario, principalmente en Europa y España suponen los séniors y los young séniors, un segmento poblacional muy numeroso y en rápido crecimiento’. Las oportunidades para la innovación en productos de alimentación y bebidas dirigidos a este target ‘giran en torno a tres ejes: la salud, sobre todo en términos de comunicación y de mostrar claramente el beneficio al consumidor;   la  comodidad en cuanto al uso y consumo del producto;  y el placer’. El gran reto de la industria alimentaria ‘es conseguir productos que no sólo nutran sino que sean placenteros, buscar el placer a través de la sensorialidad y provocar emociones, en definitiva volver a disfrutar comiendo y solventar así problemáticas asociadas a las mermas sensoriales o de salud que desembocan en la pérdida de apetito’. Según Matxalen Uriarte, responsable del área de Nuevos Alimentos de AZTI-Tecnalia, ‘el futuro está en crear productos que nos permitan que, a los 70 años, nos mantengamos como actualmente a los 50’. En el simposio se han dado a conocer prototipos de nuevas formulaciones y alimentos funcionales atractivos para la población mayor. Los nuevos ingredientes y aditivos también han formado parte del programa. Por ejemplo, se ha mostrado el palatinose como alternativa al azúcar, la proteína de guisante destinada a la nutrición clínica y los péptidos bioactivos de colágeno, que mantienen en buen estado huesos y articulaciones. Los gustos y necesidades sensoriales de la población de mayor edad (gran parte aún en activo) han centrado buena parte de la jornada. Especialistas en alimentación de AZTI-Tecnalia junto a cocineros del restaurante Mugaritz han realizado una demostración de elaboración de nuevos productos con ingredientes funcionales. El ‘showcooking’ ha puesto de manifiesto que se pueden lograr propuestas de alta calidad gastronómica ajustadas a las texturas, maridajes sensoriales y requerimientos nutricionales demandados por las personas mayores. El simposio ha contado con ponencias de expertos que han apuntado las características que deben presentar los productos diseñados específicamente para prevenir y corregir las deficiencias de las personas durante el proceso de envejecimiento. Según los especialistas, los alimentos para personas maduras tienen que contar con un perfil nutricional adaptado a sus necesidades concretas, como salud cardiovascular, refuerzo del sistema inmunitario, aporte de proteínas o regeneración ósea. Tendrán que ser, además, productos fáciles de preparar, conservar y servir, así como disponer de un envase y etiquetado apropiados para su fácil lectura y mensajes atractivos. Acceso a las ponencias Vídeo resumen del evento”

(Via.)

sep 24

Tendencias Interiorismo Comercial 2013, por Revisión Interior

Escrito por // Editor-in-Chief

Tendencias Interiorismo Comercial 2013

Cuando hace un par de años le contábamos a un colega que un cliente nos había pedido para las paredes de su proyecto una pintura con textura tipo pasta rallada o gotelé en vez de lisas, este nos comentaba que era imposible, que donde estuviera la pintura lisa se podía quitar todo lo demás, que lo que le ocurría a nuestro cliente es que no quería gastarse el dinero en alisar las paredes. Pero como ya sabemos, las modas cambian, y todo vuelve, y lo que se había desterrado por anticuado acaba resurgiendo del olvido.

Hace años cuando los sistemas y acabado en la construcción era un poco más primitivos y no disponíamos de materiales hoy en día tan utilizados como las placas de yeso (Pladur) que garantizan una superficie lisa y uniforme, la forma de conseguirlas era dar de yeso las paredes, pero el resultado dependía mucho de la habilidad del oficial que ejecutara el trabajo, por lo que acabados del tipo del gotelé, gota aplastada o la pasta rayada ayudaban a disimular bastante las posibles irregularidades que pudieran quedar.

Ahora cuando volvemos a ver esos desterrados acabados en las nuevas imágenes corporativas de tiendas del grupo Inditex nos vuelven a parecer de lo más novedoso y moderno, lo que demuestra que en decoración nunca hay que decir que tal o cual material, acabado, color, etc. no lo emplearemos jamás, al igual que en moda no se puede decir aquello de ‘eso no me lo pondría jamás’.

Uno de los primeros indicios de ese resurgir lo vimos en la nueva imagen de las tiendas Zara con el empleo de una fina pasta rallada en horizontal (en lugar del tradicional sentido vertical) y el resultado era sorprendente. Ahora la firma vuelve a mostrarnos un segundo indicio en las nueva imagen de Pull &; Bear, donde emplean un acabado de gota aplastada dentro del variopinto repertorio materiales, acabado y texturas que ha creado Lázaro Rosa Violan para esas tiendas.

Y decimos variopinto porque no solamente recupera este tipo de acabados en la pintura sino que también se atreve con la reutilización, con muy buen tino, de piezas de vidrio moldeado, comúnmente conocidas como Paves, aunque esta denominación sea la de la primera marca que comercializo este tipo de bloques de vidrio.

Esta nueva imagen parece estar marcando tendencia en otras del mismo segmento; como siempre en este mundo, unos innovan y otros copian. Parece que asistimos a una evolución del ya trillado estilo vintage, del que tanto hemos abusado últimamente, materiales, acabado y elementos que teníamos más o menos en el olvido vuelven con fuerza, además de los citado vemos como resurge el empleo de ladrillos de hormigón – sustituyendo al ladrillo visto del que nos hemos hartado por ahora-, los bloques prefabricados para crear celosías – autenticos o reinterpretados en DM pintado- pero que al final ofrecen el mismo efecto.

Asistimos también al declive de la utilización de metales en colores negros o acabados envejecidos – por no hablar del plata que ya lleva algunas temporadas en retroceso – y su recambio por el blanco, los tonos cobrizos y el dorado en todas sus variantes (tendencia en alza y que nos vamos a aburrir de contemplar) y también el hierro en su color barnizado, aunque menos.

También están en alza las piezas de cerámica y acabados similares bien de texturas lisas y brillantes o rugosas y con relieves empleándose no solo como revestimientos en paredes sino también para piezas de mobiliario.

En cuanto a las maderas, este si un revestimiento, cuando no es la propia estructura de la construcción o pieza, omnipresente en cualquier instalación, parece que también vamos dejado atrás las maderas de aspecto envejecido cuando no incluso deteriorado, para sustituirlas por otras más claras y acabados más naturales y con pocos brillos, si acaso con ligera veladura blanca o de color, que las hagan parecer no tratadas y más ‘ecológicas’.

Por su parte, los colores vuelven la vista hacia los claros, con el blanco desde hace un tiempo como gran protagonista, combinado con otros, y vuelven a quedar desterrados los negros y oscuros, y como decíamos las paredes se revisten nuevamente no solo de pintura, sino todos estos materiales y texturas citados.

En el campo de la iluminación, y pese a los notables avances y mejoras en los leds, aun parecen no estar suficientemente desarrollados, y no consiguen aportar a prendas, objetos y ambientes la temperatura de color que los haga atractivos, las parábolas de sus luminarias no enfocan ni delimitan como la de los aparatos tradicionales, y tampoco suponen al final un gran ahorro energético, pues un aparato que se precie suele consumir unos 22 w frente a un halogenuro metálico de 35 w, y no hay comparación entre uno y otro, por lo que este tipo iluminación se está empleando mas como complemento o en zonas generales donde si importan sus cualidades y no tanto su calidad.

Junto con la iluminación general, sea esta de uno u otro tipo, hace ya tiempo que resurgió el empleo de grandes lámparas singulares como elementos que aportan no tanto iluminación como personalidad y carácter a las instalaciones.

También sacar algunas cosas de su contexto y/o reutilizar elementos diseñados para otros fines aportar un extra de provocación y originalidad. Lo venimos viendo con bicicletas, ruedas, diferentes aparatos antiguos o en desuso, etc., e incluso ahora con antiguas furgonetas W, o viejos scooters restaurados.

Teniendo en cuenta todo lo dicho hasta aquí, podríamos decir que cualquier material o elemento puede ofrecernos un sinfín de posibilidades, y bien empleado, con creatividad, dependiendo de la sensibilidad del diseñador, puede resultar proporcionar un excelente resultado final en una propuesta.

A nuestro parecer hay dos tiendas, de las que ya hemos publicado imágenes, que van a influir en el interiorismo comercial de nuestro país, o al menos el dirigido al público joven, una es la citada imagen de Pull & Bear creada por Lázaro Rosa Violan siguiendo su característico e inimitable estilo (muchos lo intentaran pero poco llegaran a conseguirlo,) y la segunda es la de la firma Max & Co obra del estudio Italiano español formado por Ciszak Dalmas.
 
Las imágenes que ilustran esta tienda pertenecen a la Flagship de Max & Co en Milán, una evolución de su tienda de Madrid, de la que ya hablamos en su día.

ago 22

Agonia de los Centros Comerciales, por Revisión Interior

Escrito por // Editor-in-Chief

Agonia de los Centros Comerciales:

“Tras el cierre en Madrid del Centro comercial M-40 hace un par de años y a la vista de la situación actual de algunos centros hay quienes ya hacen apuestas sobre cuál será el próximo en echar el cierre

Estas pasadas semanas por motivos personales y profesionales hemos recorrido diversos centros comerciales en Madrid y lo que nos hemos encontrado en la mayoría de ellos ha sido alarmante, con un gran número de locales cerrados sin comercializar que oscila entre el 20 al casi 35 %. Cada uno tiene sus causas, pero es un hecho que se esta generalizando a casi todos. Vamos a analizar 3 de ellos.

El primero que nos causó alarma fue el Centro Comercial Parque Corredor cercano a Torrejón de Ardoz. En éste el creciente número de espacios cerrados deja un panorama de lo más desolador. La marcha de Zara, junto con otras insignias del grupo Inditex como Pull & Bear y Massimo Dutti (curiosamente todavía no han cerrado Stradivarius ni Zara Home) deja el tramo de pasillo donde se encontraban en una sensación de abandono total pues eran espacios grandes y bien situados dentro del Centro.

La marcha de Inditex es un indicativo claro del descenso de ventas en un Centro Comercial pues muchos centros comerciales sabiendo la importancia de la presencia del grupo como locomotora del centro les ceden el espacio de forma gratuita por un tanto por ciento de la venta, cuando ni así es rentable el local y el grupo abandona la actividad es que algo va muy mal, así que nos planteamos si el resto de locales, que encima si tienen que pagar alquiler, podrán aguantar mucho tiempo en este centros.

A pesar de que hace unos años abriese una gran Primark para intentar reactivar el centro, su actividad cada vez va a menos. Además de por el envejecimiento del centro, una de las causas principales de su declive está en la apertura de nuevos centros comerciales en las cercanías como Plenilunio o los varios abiertos recientemente en Alcalá de Henares.

El segundo centro es Plaza Norte 2 en San Sebastián de los Reyes, ubicado en el parque comercial donde, entre otros, se encuentra el centro de Ikea que más vende en Madrid y un gran Carrefour.

En un principio destinado a un público de clase media- alta, sus espacios se comercializaron como tales, pero nunca llego a calar y ni a funcionar del todo bien. Gracias a El Corte inglés, que ante el deficiente funcionamiento de su tienda de Sfera de dos plantas recondujo su actividad ampliándolo a todo el ala derecha de una de las plantas para convertirlo un área de tiendas multimarca bajo su paraguas, el centro se ve menos vacío, pero este centro desde siempre ha atravesado por dificultades y en la actualidad a las múltiples tiendas cerradas dispersas por el centro se suma un pasillo de la planta primera en donde casi todos sus locales están cerrados y eso pese a la relativamente reciente apertura de una tienda Hollister en ese tramo para revitalizar la venta.

Con un índice de abandono que podríamos valorar en más de un 30 % de locales cerrados, en este caso las causas son puramente comerciales, pues el centro todavía es relativamente nuevo y está en buen estado de conservación y a su alrededor no se han abierto nuevas ofertas.

El último caso es el del Centro Comercial Madrid Xanadú, un centro que al diferencia del anterior, desde el principio funciono bastante bien, siendo elegido incluso por algunas marcas para implantar su primera tienda en Madrid por su potencial de público, antes de seguir luego con otras aperturas en otras ubicaciones. Recordemos que marcas de calado internacional como Hollister o Apple abrieron allí sus primeras tiendas en la ciudad, y lo mismo ocurrió con Zara Home.

Pues bien, la semana pasada nos sorprendió encontrarnos con un índice de abandono que supera el 20 %, y aquí tampoco hay competencia de nuevos centros comerciales, deterioro del centro ni una trayectoria oscilante.

Está que en todos los casos les afecta la crisis de consumo, y a eso se añaden las aperturas de otros centros comerciales en las proximidades con una misma oferta y sin ninguna diferenciación, pero en este caso si existe una diferenciación, ya que se encuentra en una ubicación diferente, a medio camino entre las provincias de Madrid y Toledo, y cuenta con una oferta de ocio única, su pista de Sky, así que esperemos lo suyo sea un bache temporal y pronto haya una nueva recuperación.

Hemos comentado estos tres casos, pero podríamos hablar de más, como el Centro Comercial Tres aguas, el Sexta Avenida o el ABC de Serrano, este último no levanta cabeza ni con la apertura de Mercadona, y sus tiendas abiertas en las plantas intermedias se pueden contar casi con los dedos de una mano. Estos entre los más importantes y de gran tamaño, no hablemos ya de otros más pequeños o modestos, alguno de los cuales suele también ha llegado a cerrar aunque sin tanta repercusión mediática.

No obstante, pese a tantos datos negativos, también podemos encontrar otros donde no es fácil ver algún local vacío, e incluso cuentan con lista de espera para su ocupación como son los casos de los centros comerciales La vaguada, Parque Sur o Plenilunio entre otros. A los dos primeros les ayuda ser de los más antiguos de Madrid y haber quedado integrados en barrios con una población alta, al tercero su gran tamaño y su situación estratégica próximo a diversos núcleos de población ya afincados en la zona desde hace mucho tiempo y no con viviendas del boom inmobiliario que no han sido ocupadas, y próximo cercano también al aeropuerto de Barajas.

Según nos explicaba en un Twitter Rómulo Galaviz desde Venezuela, el fracaso de algunos centros comerciales se debe a la mala gestión del Tenant Mix, que para quien como nosotros desconozca el término, es la mezcla de comercios dentro del centro comercial. Porque una cosa es la combinación que le gustaría a todo director de un centro comercial y otra muy distinta las empresas que están dispuestas a apostar por el e instalarse allí. La mayoría de las veces las que se quiere que entren no lo hacen y cuando lo hacen es con la condición de estar donde ellas consideran más oportuno y no donde querría el centro comercial, y no olvidemos que el centro comercial es un negocio en sí mismo, y se nutre de alquileres, comunidades….

Aun así nosotros no creemos que en todos ellos sea esta la causas de su fracaso y estamos convencidos que tendrá que producirse una reorientación de muchos de estos centros comerciales si quieren sobrevivir, bien especializándose en grupos de población o en un nivel adquisitivo, para así poder atraer a ese tipo de público. Porque casi todos los centros que hemos comentado se dirigen casi al mismo público de clase media, que no solo se encuentra saturado de oferta sino que es uno de los más castigados por la crisis y ha tenido que ajustarse el cinturón, y lo ha hecho entre otras cosas renunciando principalmente a la compra innecesaria de textil, calzado y otros, y quizá no tanto al ocio, aunque este lo satisface también en lugares con una oferta más económica.

Las imagenes que ilustran esta entrada corresponden a un centro comercial realizado completamente con contenedores que se encuentra en  Christchurch -  Nueva Zelanda.”

(Via: Revisión Interior)

jul 05

Comer y beber sin parar, por Antonio Agustín

Escrito por // Editor-in-Chief

Large group of foods

Comer y beber sin parar:

Decía Leonardo da Vinci que el hombre era una especie de máquina de procesar comida… y tenía razón. El año pasado consumimos en España unos 40 millones kilogramos de alimentos y bebidas que nos costaron algo más de 100.000 millones de euros. O sea, agárrense los que están a régimen y sepan, que cada español consumió de media casi 900kg/litros de alimentos. Sí, sí, una tonelada. De éstos, la cuarta parte fueron líquidos (¿se pueden imaginar el barril de los 220 litros que ingerimos al año de agua, cerveza, vino y alcohol?) y una cuota muy parecida nos la zampamos en kg de verduras y hortalizas:¡para que digan que no somos verdes, 210 kg por persona y año!
Más cosas. La comida en el hogar (o sea, en casa) supuso en torno al 75% del total que consumimos. Es decir, que hiper, super, tiendas de descuento y tiendas tradicionales se llevaron la parte gorda de un pastel. El otro 25% correspondió a restaurantes, bares y baretos, hoteles, cafeterías y comedores colectivos… Y para los más curiosos, antes de que lo pregunten: Sí. Cada año consumimos más. Lo único es que con la crisis se racionaliza el gasto y se compra más barato (de todos es conocido el fenómeno de la marca blanca que otro día, con más calma, prometo hablar).
Dicen los entendidos que el mundo de la hostelería y restauración en España es de aúpa. Para enmarcarlo, algunas cifras. Casi 360.000 puntos de venta si sumamos bares nocturnos, hoteles, restaurantes, bares y cafeterías repartidos por todas las esquinas de España… regentados casi siempre por autónomos que nunca cerrarán salvo que los alquileres los asfixien o los clientes se muden progresivamente a comer en alguno de los 8.000 restaurantes de cadenas organizadas(llámense Pans, Mc Donalds, Cantina Mariachi o Burger King).
Los datos del Ministerio de Agricultura dicen que el último año (2012) fue nefasto para el mundo de la restauración, no sólo por el mal tiempo, sino porque a pesar de que el tentempié fue a más, el gasto total fue a menos. Dicho de otra manera, se fue al super y a la tienda de descuento. Más bocata en casa, menos salidas con los niños a comer y a cenar, y en general menor consumo. La incompatibilidad de los coches con el alcohol ha dislocado el mercado y ha llevado el consumo de las cervezas y la pizza a las tardes de fútbol en casa,  sustituyendo cenas y demás.
Varias reuniones estos últimos días con agentes del sector me hacen sospechar que la reconversión que sufrieron los colmados y pequeñas tiendas de alimentación hace 15 años está ahora llegando a los bares. Hubo quien decía que el número de éstos y peluquerías tenía que ver con el índice de paro del país porque buena parte de los desempleados utilizaban el capital recibido en reinvertirlo en una “auto empresa” o “auto ocupación”. Lo malo de ahora es que con tantos como tenemos dudo que quepan más… ¿Quizá un cambio de titularidad?
Algunas reflexiones finales.
Una. Tanta comida y bebida asusta, es verdad, pero tranquiliza la economía porque no es broma que más del 10% son acelgas, patatas, huevos, agua y demás. Seguimos y seguiremos comiendo.
Dos. Parece que estamos cambiando la línea del valor (menos precio)  coincidiendo mucho con lo de la salud. Tocamos a 11 kg de huevos (aunque sean menos). Menos carne, menos pescado, menos agua mineral y menos plato preparado y más verdura fresca, pasta y pan. ¿La crisis nos pone a dieta?
Tres. El cascabel se lo están poniendo al gato los supermercados. Contra los hipers que exigen gastar más por viaje.
Cuatro. El consumo en bar ha ido a menos. Seguro que es algo coyuntural. Los parados consumen quintos en vez de medianasy la gente empieza a acostumbrarse a las “marcas” como Lizarrán que van sustituyendo en defecto del Manolo´s Bar.
Quinto. Entre tanto dato y tanta cosa me da que este sector siempre estable cuando los otros reciben caña sin compasión, también tendrá que cambiar. En restaurantes y tiendas se empieza a sentir la revolución.

(Via Retail Experience)

jul 05

¿Y la tienda de la esquina?, vía Retail Intelligence

Escrito por // Editor-in-Chief

La Candela London

¿Y la tienda de la esquina?:

Después de preguntarnos cómo será el retail del futuro, cuáles serán las transformaciones que sufrirá y cómo nos adapataremos, siempre acabamos llegando a la misma conclusión:

Los más afectados por la crisis, los impuestos y los cambios parecen ser los pequeños comercios. El comercio pequeño y tradicional que llenaba las esquinas se enfrenta, sobre todo, a dos desafíos: la tecnología y las globalización.

Por ello, hoy, os quiero compartir un texto de ANA MORENO SORIANO que lleva a reflexionar sobre “La tienda de la esquina” que todos hemos conocido.
“Cuando yo era una niña, la calle principal de mi pueblo estaba jalonada por algunos establecimientos que constituían el espacio mercantil de la vida social: el comercio de telas, la tienda de zapatos, la droguería, la ferretería, la papelería, y la mercería con su surtido de cintas y botones que complementaba lo necesario para lucir los trajes y vestidos antes de que se impusiera el prêt-à-porter. Cuando yo era una niña, las tiendas tenían un mostrador de madera y un escaparate no demasiado iluminado, en el que nos deteníamos para imaginar lo que podíamos pedir a nuestras madres que no iban de compras sino a comprar, bien las botas del niño que había crecido mucho desde el anterior invierno o bien la lana para los jerséis que tejerían para toda la familia al calor de la mesa camilla.

Los hornos desparramaban su olor a leña y tenían su despacho de pan, al que acudíamos cada día con una talega muy limpia de tela y la carbonería se animaba sobre todo en invierno con sus montones de picón y carbonilla. Después, estaban las otras tiendas, los ultramarinos, diseminadas por todo el pueblo, aunque también había algunas en la calle principal o alrededor del mercado. Eran un portal con un mostrador detrás del cual se alineaban las legumbres en distintos compartimentos; en una estantería estaban las latas de conservas y, en el suelo, los sacos de patatas; sobre el mostrador, el peso y los pliegos de papel de estraza, una bomba de cristal con una manivela que servía para extraer el aceite de un bidón antes de que lo vendieran embotellado y un bombo con bolas dulces de colores que se podían conseguir por una perra gorda.

También había embutidos, bacalao, sardinas arenques y, puestos en lugar preferente, algunos artículos que no necesitaban publicidad para ser el objeto de nuestro deseo como las galletas o el chocolate. Todo esto tan lejano ocurría en nuestros pueblos en los años sesenta. El pequeño comercio era una actividad de la que vivían muchas familias y en la que arrimaban el hombro todos los miembros; muchos de estos pequeños negocios se mantuvieron durante generaciones y otros se extinguieron porque los hijos estudiaron una carrera o emigraron en busca de mejor fortuna. Después llegaron las grandes superficies comerciales, los centros gigantescos donde había de todo, supermercados con galerías de tiendas alrededor, cafeterías, cine…, lugares a los que se podía ir el fin de semana a pasar la tarde con los niños y hacer la compra para medio mes; ciertamente, había que coger el coche porque estaban en lugares retirados pero contaban con una gran zona de aparcamientos.

El pequeño comercio empezaba a resentirse, porque no podía competir ni en artículos ni en precios, pero se iba reinventando a base de imaginación y muchas horas de trabajo: el comercio de telas incorporó artículos de última moda y la tienda de la esquina se convirtió en un comercio de productos típicos de la tierra. Seguían siendo negocios familiares y actualmente, enAndalucía, este sector ocupa a cuatrocientas treinta mil personas, con un alto porcentaje de empleo femenino. Las pequeñas tiendas se han convertido en lugares acogedores y, aunque son conscientes de las ventajas que para los nuevos hábitos de consumo constituyen las grandes superficies comerciales, siguen defendiendo su actividad porque constituye su forma de vida, su medio de trabajo.

Ahora, han sufrido un nuevo golpe con la regulación de horarios y rebajas comerciales que ha aprobado el Gobierno de Mariano Rajoy y el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, a propuesta del Consejero de Turismo y Comercio, Rafael Rodríguez, ha acordado presentar un recurso de inconstitucionalidad contra este Decreto-Ley. Una cosa es que convivan el pequeño comercio y las grandes superficies comerciales y otra, que se legisle una y otra vez a favor de las multinacionales. Podría ocurrir, como en La caverna de Saramago, que los grandes centros comerciales digan a los pequeños comerciantes: «Muere. Ya no te necesito», pero el pequeño comercio en Andalucía representa el ocho por ciento del PIB, forma parte de la fisonomía de nuestros pueblos y ciudades y no podemos permitir que sea una especie en peligro de extinción.”

Los comercios de la calle están sufriendo una enorme reconversión. Siempre queda la esperanza de que haya compras en las que la experiencia online nunca igualará a la offline, y que la crisis traiga consigo un poco de consciencia localista.

De todas maneras, resulta interesante ver cómo puede escaparse de nuestras manos. ¿Se trata de reflexionar y salvar aquello que nos interesa mantener? ¿O una fuerza superior y omnipresente decide por nosotros?

¿Qué será de las tiendas de la esquina? Y, sobre todo, ¿qué queremos que sea de ellas?

 

(Via Retail Intelligence)